ENSEÑANZA DESCONOCIDA. MARGARET ANDERSON
Los tres centros:
Nos sentimos halagados de ser denominados seres tricerebrales, pero ese no es nuestro futuro porque dos de nuestros centros están llenos sólo con nuestros pasados hábitos.
Nuestros centros no se han desarrollado porque no los hemos llenado conscientemente. Todo lo que tenemos en ellos fue colocado en forma pasiva. El esfuerzo de este método es hacer trabajar los tres centros juntos.
Cualquier actividad en un ser humano que sea menos que tridimensional es subhumana.
Gastamos nuestras vidas vagabundeando, escapando de un error a otro.
La vida pasa a ser una discusión entre los tres centros- gusto o disgusto, sí o no. Todo nuestro tiempo y nuestra energía es gastado en esta discusión.
El hombre es tres personas diferentes, tres diferentes crecimientos, tres diferentes contenidos. Crecemos como si nos hubieran podado, con cada centro descompensando el otro.
Sólo una pequeña parte de nuestra vida está bajo control. Tal como somos, no tenemos voluntad. La voluntad es un estado de desarrollo, una posibilidad en un centro superior.
Todo lo que nosotros llamamos desarrollo en nuestra situación presente es una extensión de uno de los tres centros. Todo nuestro arte es sólo una extensión del centro emocional, etc.
Deseándolo tú no puedes añadir nada a tus tres centros. Por más que el hombre lo desee, no puede añadir un codo a su estatura. Está dicho en la Biblia. Debes tener un método, una técnica. Pero allí no aparece una técnica para el desarrollo. La técnica nunca ha sido escrita.
Las enseñanzas públicas de Cristo fueron dada en parábolas, dejando de lado la teoría y la técnica.
En su enseñanza privada, Gurdjieff presentaba ambas: la teoría y la técnica.
Cada ciencia tiene que crearse un vocabulario especial. El vocabulario de Gurdjieff es tan preciso como el de cualquier otra ciencia. Todos los términos en la Biblia fueron alguna vez términos técnicos precisos: En la casa de mi Padre hay muchas moradas…, Vuelve la otra mejilla…, Ojo por ojo, diente por diente…
Este método es una explicación matemática y material de la creación, mantenimiento y propósito del universo, lugar del hombre en ese universo, su función y deberes.
La obligación del hombre es operar con las leyes con las que opera el universo. Porque el hombre tiene un lugar único. La obligación va con ello.
El que seas consciente de tu lugar no es un don de la naturaleza. Tú debes encontrarlo por un esfuerzo consciente, no por esperanza. El hombre tiene una potencialidad acerca de la cual nada sabe. Estaba en la ciencia de los antiguos tiempos. Hemos perdido toda idea de esas potencialidades.
La vida no provee de una salida para ciertas potencialidades. Alguna gente tiene una poderosa prueba de que hay en ellos potencialidades por desarrollar.
Haz un esfuerzo por desarrollar un mayor órgano: tu desarrollo mental y emocional.
La Naturaleza quiso producir una forma autoevolucionante. El hombre es el más alto desarrollo posible de ello. La Naturaleza no puede hacer más. Nosotros debemos hacerlo. Todo posterior desarrollo requiere un esfuerzo consciente. Esto requiere una labor comparable a todo lo que la Naturaleza ha invertido en nuestro desarrollo desde milenios atrás.
En todas las creaciones de la naturaleza, una cierta actividad sigue a una cierta forma.
Somos un animal con una psiquis informe. Para que una psiquis tenga forma debe constar de tres partes.
Ha habido gran conocimiento en el mundo, pero extensas partes de él han sido borradas -por guerras, calamidades, etc.- igual que la tiza sobre un pizarrón. No obstante, encontramos pruebas extendidas por toda la tierra -si somos capaces de verlo- de un conocimiento superior: referencias a la Atlántida, Stonehenge, las Pirámides, la Esfinge, la arquitectura Maya, antiguos templos, etc.
Las grandes catedrales fueron construidas con un propósito consciente, para elevar por un momento la vibración de la gente. Esto fue un consciente intento de aplicar levadura a la masa.
El Método de Gurdjieff es un Método de Consciente Esfuerzo y Voluntario Sufrimiento contra la Inercia y la Repetición Mecánica.
Vivimos solamente poco más de setenta años a causa del inútil sufrimiento al que nos sometemos.
Debemos sacrificar el sufrimiento automático.
Ahonda en tu esencia. Descubre tu tipo. Esto será una alternativa iniciada por tí que contrarrestará la conducta inconsciente. Ella es un lenguaje instintivo. Puede ser leído por cualquiera que esté próximo a tí.
La herencia no tiene nada que ver con el desarrollo. Es simplemente inclinaciones o tendencias. No te lamentes acerca de ello, sólo continúa observándote.
Comprométete a desempeñar el rol de un ser humano consciente. Actúa este rol en público y en privado. Reacondiciónate a tí mismo. Haz que cada uno de tus actos tenga un propósito. Da lugar sólo a esas ideas y emociones que no estén asociadas con la personalidad. Esto contrarrestará la repetición.
Los esfuerzos inconscientes te derrotan.
Demasiados ejercicios sólo agotan tu energía. La gimnasia, que no está hecha para almacenar energía (deporte) fatiga el centro físico. Los boxeadores no siguen más allá de los treinta años. Los artistas que usan la emoción en forma poco inteligente, llegan a ser patológicos: han agotado su centro emocional. Una mitad de las enfermedades tratadas por los médicos sólo significan que los centros han sido malamente usados.
La observación de sí es la más difícil de todas las cosas posibles de hacer. Es el esfuerzo el que cuenta: el recordar hacerlo.
- Cómo tengo que hacer ese esfuerzo?, por autocontrol?
- No, el autocontrol gasta energía. La autoobservación almacena energía.
- Lo puedo hacer usando sugestión?
- No, sugestión no ayuda. Sugestión es simplemente mantener una idea en tu mente. Es una cosa pasiva.
Tú debes hacer algo activo.
- Deme un ejemplo.
- Vive una vida de fricción. Déjate perturbar tanto como sea posible, entonces observa.
- No estamos acostumbrados a hacer tal esfuerzo. No nos gusta la fricción.
- Entonces no aparecen emociones. Donde no hay fricción no hay desarrollo.
- Cuando uno está trastornado puede observarse mejor?
- Sí. Entonces tú estás en óptimo estado para hacerlo mejor.
- Pero yo me estoy observando todo el tiempo. Eso nunca se detiene.
- Todo lo contrario, eso nunca sucede. Es el más grande esfuerzo que el hombre haya jamás emprendido. No
es congruente con el resto de nuestras actividades.
- Los actores se observan.
- Un actor es el peor de todos los observadores, Un actor puede darse cuenta de lo que está haciendo, pero
hay una diferencia entre darse cuenta y observación de sí. La observación de sí es una actividad
autodirigida; el darse cuenta va simplemente hacia el exterior. Ver es pasivo, mirar es activo.
Químicas:
El método de Gurdjieff: relajarse de las inercias, volverse contra las obvias químicas.
Cuando empiezas con la observación de sí debes admitir que estás desamparado, debes admitir que cualquier cosa te gobierna. La razón de ello es que tan pronto eres atraído como repelido por algo: sea este animado o inanimado.
Toda tu vida es una ciega reacción hacia la atracción y la repulsión. Tu mundo exterior puede ser cambiado por la más ligera sugestión.
Estás en desventaja respecto a una persona a la que rechazas o que te atrae.
Por qué siempre somos víctimas de la química de cierta gente? Cada cual lo es, a no ser que sea un catalizador. Somos paquetes de química, de la cual conocemos quizás diez elementos químicos en vez de 1.500.
Con esfuerzos conscientes una nueva substancia química se produce en el organismo, la cual produce la comprensión. Tú debes hacer esfuerzos personales según una idea nueva recibida, creando de esta manera substancias que formarán un depósito de nuevas substancias químicas. Las ideas son como la comida: deben ser consumidas, digeridas, aun causar náuseas. Simpatizar con ideas no significa nada; la simpatía es meramente química, no comprensión. Simpatía = ley de fusión de similitudes; nada nuevo es depositado.
El sufrimiento consciente ocurre cuando te colocas en una situación agradable para un centro y muy desagradable para. los otros dos. El objeto es producir una tensión, salir de la mecanicidad, encontrar qué sucede con tu química.
El ejercicio de observación de sí produce un depósito en los centros superiores: mental superior, emocional superior. Te ayuda a acumular un poder – no una fuerza que se deslice de ti como si fuera agua – emanaciones que cristalicen en ti. Tú puedes hacer muchas cosas con él.
Qué piensas que has hecho hasta ahora? Qué has rescatado de tu máquina de repetición? Has logrado algo porque te lo hayas propuesto, en lugar de ser empujado a hacerlo por tu química, tu tipo de personalidad, etc.?
Con la observación de sí tú almacenas energía con otro propósito: calidad de vibraciones antes que cantidad.