Charlas de Madame Ouspensky

Notas tomadas por Robert S. de Ropp

Junio de 1939

Todo el trabajo se basa en la vigilancia. El hombre que trabaja se da cuenta que es una máquina y teme a su máquina. Por lo tanto él vigila. Mientras haya un guardián en la puerta, lo que entra y sale puede ser analizado: la aceptación, el rechazo, el sí, el no; esta es la base del verdadero Trabajo. Una célula sana hace este trabajo por sí misma.

Un hombre que sabe que es rentable no robar a sí mismo, sino economizar la energía, comprende que nada puede obtenerse sin energía. Todas las cosas tienen su propia materialidad y pertenecen a un nivel de materialidad determinado.

Estar recogido en uno mismo es esencial, pero es necesario estar recogido desde un lugar correcto.

Esta es la dificultad de X. Él se recoge a sí mismo en el lugar equivocado y cree que este es el trabajo. Uno debe estar relajado para estar recogido correctamente. No hay que aferrarse a ninguna parte. X no puede hacer esto, ya que si lo hiciera, dejaría de existir.

No hace ninguna diferencia si uno dice esto es así o no es así. El hecho permanece.

Laicos, novicios, santos u hombres perfectos, todos ellos pueden ser conocidos por sus reacciones. Sus reacciones muestran donde un hombre está parado.

¿A quién queremos en Lyne? En primer lugar, a los que tienen un fuerte anhelo, y de éstos, mejor a los que tienen educación que a los que no la tienen.

En segundo lugar, a los que pueden ayudar, pueden brindarse a los demás, con servicios, con dinero, etc.

Todavía no hemos trabajado con toda la intensidad. El trabajo intenso requiere condiciones especiales. El sueño, las comidas, etc., todo es irregular, para aquellos que realmente anhelan ver, puedan ver.

Julio de 1939

Los hombres piensan que pueden hacer lo que les gusta y arreglar las cosas como les gusta. En realidad siempre actúan como es lo más conveniente, pero esto para aquel que paga más es más valioso. Un hombre puede acercarse al gran mundo sólo al darse cuenta de su nadidad. En la medida en que es consciente de su propia pequeñez él también es consciente de la grandeza del mundo. Inmerso en sus propios asuntos, su mundo se limita a su medida. Una gota de agua no es nada. El hombre es una gota de agua. Mientras los hombres se pierden en el mundo de la actividad, se mueven siempre en el mismo círculo. El recuerdo de sí es el medio para salir del pequeño mundo e ir hacia el grande.

No vemos la conexión entre las cosas, sino que vivimos en la ilusión de que las cosas están separadas. De la misma manera nosotros existimos sólo en el ahora. En realidad las cosas interactúan continuamente. El intercambio continúa sin cesar. Porque no somos capaces de ver esto, vemos el mundo como algo muerto. Por la misma razón no nos damos cuenta de que nosotros mismos somos un proceso. Estúdiese a sí mismo como una máquina en la que los diferentes procesos se llevan a cabo.

La persona que trabaja, se culpa a sí mismo. Se da cuenta de que él es el responsable. Cada acción tiene consecuencias cuya gravedad no podemos decir. Somos parte de un gran proceso y tenemos el poder de añadir una gota de este lado o de aquel.

La discriminación es la primera necesidad en el trabajo. Un hombre debe distinguir la mano derecha de su izquierda. Sólo el estudio de las reacciones puede conducir a resultados. El temer lo que nos sucede, nos da poder.

La recurrencia depende de la similitud de las reacciones. Cuando las reacciones son las mismas la vida será la misma.

El poder del diablo está en que él nos muestra las cosas como pequeñas e insignificantes, entonces nos ciega a los resultados.

¿Qué significa: "Me gustaría recordarme a mí mismo "? Esto significa ser un observador y un proceso.

conciencia H24

proceso H48

¿Cuál es el valor de una experiencia? ¿Qué es el matrimonio, por ejemplo? ¿Es mejor estar casado o no estarlo? Una cosa que debemos darnos cuenta, es de que no existe el más sin el menos. Si uno puede mantenerse desapegado y darle toda la energía al trabajo, esto es bueno. Pero el matrimonio le da una experiencia. Es útil sentirse que uno es sólo la mitad de algo. Y de los niños también se aprende mucho.

No vemos los procesos y las conexiones entre las cosas. Lo que sucede depende de las circunstancias. Bajo un conjunto de circunstancias habrá una serie de acontecimientos. Bajo otras, habrá de otro tipo. Porque todas las cosas son un proceso y todas las cosas están conectadas, no hay nada pequeño.

Con el fin de ir a alguna parte hay que tener un punto de referencia fijo. Conocer la izquierda y la derecha. En la vida los hombres piensan que se están moviendo hacia alguna parte, pero esto es una ilusión. Pese a toda su actividad se mueven más como una ardilla en una rueda.

Cuando la octava de las impresiones no se desarrolla, la máquina funciona como la de un cerdo o una oveja engordados para ser sacrificados.

La naturaleza provee para él algo de placer, ya que sin goce ningún hombre puede vivir. Pero allí donde hay placer, habrá también dolor. Por correr detrás de uno, el hombre tiene que padecer el otro.

¿Cuál es la primera característica del recuerdo de sí? En este estado, el hombre no es el centro. Él no está separado. Sentado en un cuarto, él es consciente de toda la habitación, de sí mismo como solo uno de los objetos en ella. Él es también consciente de los demás y no se pone a sí mismo por encima de ellos o critica o juzga. Esto no es amor, sino el principio del amor. En este estado, un hombre no tiene un sí mismo como el del que él suele ser consciente. Es casi imposible para él considerar o ser negativo, por el momento que en que está así, luego este estado va a desaparecer.

Para la conciencia, recolectar la atención es necesario. La atención es como el aceite en la lámpara. La conciencia es la luz. Donde hay conciencia se iluminan las cosas.

26 de octubre 1940

La resistencia y la adaptabilidad son las dos cualidades que los hombres demandan de los materiales que utilizan. Lo mismo es necesario en el trabajo.

Era necesario que Mme. Ouspensky nos dejara ahora. Lyne se derretirá gradualmente. Habrá menos gente, menos tierra.

Aquellos capaces de irse que lo hagan a medida que surja la oportunidad. Los que se queden se encargarán de que Lyne continúe.

Debemos tratar de darnos cuenta de que el tiempo es corto. La muerte es posible en cualquier momento. Mostramos nuestro estado en cada gesto.

Aquellos que deseen moverse, deben decidir de qué lugar desean salir y a qué lugar quieren ir. Deben haber decidido finalmente que uno es malo y el otro deseable. Sólo entonces su objetivo claro. Con un objetivo se asocia la actitud correcta hacia uno mismo. Hasta que el hombre haya admitido que no todo está bien con él, no puede empezar a hacer ninguna cosa al respecto.

Todo el trabajo se inicia con el control de la atención. Al principio es suficiente concentrarse en evitar que los ojos se desvíen.

Luego entra la lucha con los pensamientos errantes y las emociones negativas. Siempre hay que darse cuenta de uno mismo y recordar que una cosa sólo se puede tener a costa de la otra.

El recuerdo de sí sólo es posible en la medida en que se ahorra energía. Este ahorro se produce por los esfuerzos contra los acontecimientos automáticos. Una gota de energía se guarda cada vez que algún suceso mecánico es observado. Este trabajo es lento, se asemeja a las gotas de agua que horadan la piedra al caer siempre en el mismo lugar.

En relación con el control de la atención, se puede aprender mucho de los Movimientos. Cuando ha sido la atención recogida en el lugar correcto todo el cuerpo puede ser revisado para buscar las falsas tensiones. Cuando la energía suficiente se ha guardado, se produce una especie de luz que impregna todo el cuerpo.

El Rayo de la Creación nos muestra nuestro lugar en el Universo y el hecho de que no hay caos, sino orden. Pero el hombre en el sueño no ve ninguna de las conexiones entre las cosas.

Cuando me vaya, las cosas van a ser difícil para los que se queden, y nada se mantendrá a menos que las personas aprendan a aceptar todas las condiciones como un trabajo. Al principio pensé que podríamos escapar como grupo, pero ahora es imposible. ¿Quién se va y quién se queda dependerá de la voluntad de los individuos. Los que se queden tendrán la responsabilidad de mantener el trabajo en Lyne. Habrá dificultades en ambos lados.

02 de noviembre 1940

Un pasaje se lee del Evangelio según San Juan 4,34-38:

“Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.

“¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses, y luego viene la cosecha? He aquí, yo os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega.

“Y el que siega, recibe salario, y recoge fruto para la vida eterna, de modo que el sembrador se alegra igual que el segador.

“Y en esto es el dicho verdadero: Que uno es el que siembra, y otro es el que siega.

" Yo os he enviado a segar lo que vosotros no habéis sembrado: otros labraron, y vosotros os aprovecháis de su labor.»

En este pasaje está la idea de la continuidad del trabajo y de su conducción de un hombre hacia otro hombre. Las ideas son grandes, individuales los hombres son pequeños, tan pequeños que sus vidas no son nada. Si recuerdan la grandeza de las ideas, pueden llegar a darse cuenta su propia nadidad.

Los hombres comunes en la vida no son responsables de nada. Viven bajo la ley del accidente, como las semillas producidas por millones y que perecen por millones. Es la ley que sólo unos pocos pueden ser salvados.

Los hombres en el trabajo son responsables. Nada les es perdonado. Ellos son responsables de sí mismos, porque todo lo que ellos hacen, deja una huella. No sólo son responsables de sí mismos, sino por el trabajo en su conjunto.

Dios dio a los hombres el libre albedrío y ellos tienen el poder de elegir, pero de su opción depende adónde se dirigen. Debemos darnos cuenta de que dos procesos ocurren en nosotros y en el mundo, la construcción y la destrucción. Sólo la construcción interna cuenta.

El hombre que siente la presencia de las cosas grandes no piensa en términos de su yo.

Se leyeron algunos principios del trabajo:

Cuanto más difíciles las circunstancias de la vida, tanto más posible es trabajar, proporcionando que todo sirve desde el punto de vista de trabajo.

Recuérdese usted mismo siempre y en todas partes.

El mayor logro humano es el de poder hacer.

Considerar todo exteriormente y nada interiormente.

El maestro puede aconsejar y crear condiciones, no ayudar.

Saber que una cosa está mal y no hacer nada al respecto, crea un pecado muy difícil de borrar.

La casa puede ayudar a aquellos que conocen su propia nadidad y creen que es posible cambiar.

Ser más consciente significa percibir más profundamente.

El hombre es como un crisol que recibe muchos materiales. Lo que hace con ellos depende de él.

Uno debe estar agradecido con aquellos que despiertan en uno las emociones negativas, por proporcionarnos el material para trabajar.

09 de noviembre 1940

Madame habló de las condiciones exigidas para los que deseen trabajar. Tienen que dar todo y no dejarse nada para sí mismos. Deben sentir disgusto por su propio "yo", no creer en él. El hombre que quiere crecer es imprescindible que sacrifique su deseo de construir en el plano inferior. Tener las dos cosas es imposible. En la medida en que paga, mucho consigue. Lo grande sólo puede obtenerse a expensas de lo pequeño. Cuando lo pequeño se convierte en grande, lo grande desaparece.

Es un error pensar que Dios creó al hombre. Dios creó a gran escala. Proporcionó el hombre el material para desarrollarse a sí mismo, si así lo deseaba. El hombre tiene en él la maquinaria para el desarrollo, pero como todo en el universo es limitado, con respecto a la cantidad de energía que se le ha asignado, el hombre sólo puede desarrollarse si utiliza su energía racionalmente. Toda la lucha de los centros se circunscribe en un punto, la dirección de la atención. El aire y la comida son suficientes para mantener el funcionamiento de la máquina del hombre. Le dan sus movimientos, sentimientos, pensamientos, que él llama "yo”. Las impresiones no continúan su desarrollo en él, porque no hay nada que las reciba.

Vivir en un estado de identificación es vivir en la oscuridad, es decir, ser incapaz de ver las relaciones entre las cosas o la forma en que deben marchar. Al ahorrar energía se obtiene aceite para las lámparas. La energía puede ser utilizada provechosamente o ser desgastada. Sólo el esfuerzo en una dirección puede producir un resultado, como una planta, que empujando constantantemente, rompe el suelo duro.

A este respecto no hay sentimentalismo sobre el trabajo. Los que hacen esfuerzos crecen, los que no, se quedan dónde están. El sistema no es fácil y no es para los débiles. No necesita de un esfuerzo ordinario, sino de un super-esfuerzo.

23 de noviembre 1940

Madame habló acerca de la auto -compasión. Su efecto sobre el trabajo de amortiguamiento, mientras que la desesperación es uno de los más grandes pecados. Ningún esfuerzo, por pequeño que sea, es desperdiciado. El trabajo siempre tiene que ser una lucha, pero la lucha puede estar en un nivel superior o uno inferior.

A través de este esfuerzo la energía de un hombre se dirige en forma útil, al igual que las ruedas de un reloj a través de la fricción de una con la otra. Pero no todas las fricciones son útiles.

El trabajo nunca puede ocurrir constantemente al mismo nivel. Cuando tenemos las riendas en nuestras manos podemos controlar al caballo. Cuando perdemos las riendas, debemos tratar de recuperarlas.

La elección está entre lo que está arriba y lo que está abajo. Las religiones hablan del infierno, el Sistema habla de diferentes niveles de materialidad; el Budismo, de diferentes niveles en la rueda. Es todo una cuestión de materialidad. Arriba o abajo. Construcción o destrucción.

Madame leyó una carta escrita por ella misma en el momento más difícil durante la revolución, cuando fue obligada a hacer trabajo pesado durante todo el día y por lo general no podía dormir más que tres horas. El tono de la carta fue significativo. No había ningún rastro de autocompasión o de lamentación por su duro destino. Ella habló de su sorpresa al descubrir cuan poco descanso ella realmente necesitaba para reponer su energía.

Ningún esfuerzo es desperdiciado.

Ella nos preguntó qué habíamos aprendido.

M. dijo que la capacidad de distinguir.

P. que se vio más en relación a los demás.

D. que era más consciente de los sueños.

¿Cómo lidiar con los sueños? Sólo colocando un palo en la rueda.

Tareas definidas y deliberadas se deben configurar en su totalidad con el fin de alterar el proceso mecánico.

Cuando terminó, ella le preguntó si teníamos preguntas y la gente le preguntó acerca de las pérdidas de energía, etc.

07 de diciembre 1940

Madame se refirió a los resultados obtenidos cuando nosotros anotamos lo que habíamos obtenido de ella. Comparó los componentes esenciales de la falsa personalidad, como si uno tuviera siete colores y produce, mediante la mezcla de ellos, cada posible matiz. Habitualmente sólo vemos la multiplicidad en nosotros mismos, pero era necesario para nosotros mirar no solo esto sino también las divisiones mayores, para ver las categorías .Cuando uno sube la escala, las categorías son cada vez menores, al igual que , en el Absoluto sólo hay tres leyes .

Varias descripciones se leyeron de lo que la gente había obtenido de la señora.

Al hablar de estos, Madame dijo que una falla en los escritos era que eran demasiado psicológicos. No tomaron en cuenta las relaciones entre las cosas. No era justo tomar su propio trabajo personal. Uno debe tratar de ver la conexión del hombre con el Rayo de la Creación y la forma en que su lucha está conectada con esto. Uno debe tratar de sentir la materialidad de la mecanicidad y su calidad de hundirnos hacia abajo. También es necesario ver el funcionamiento de las grandes leyes, para darse cuenta de que, si se da un paso en falso, uno se aplastará en el piso. Además de esto, hay que tratar de ver la huella del tiempo y la forma en que cada momento tiene sus propias consecuencias.

14 de diciembre 1940

Madame habló de la emoción. Era muy posible ser muy emocional, agitarse e incluso llorar sin que signifique nada. La gente se deleitaba con tanta emoción, pero no tenía ningún valor para el trabajo. Para juzgar realmente la emoción en relación al trabajo, uno debe mirar los resultados. La emoción barata no produce resultados.

Cuando le preguntaron cuál es la principal característica del recuerdo de sí, la señora dijo que un sentido de dos. Ve un objeto y se ves a sí mismo como si mirara hacia atrás desde el objeto. Aquel que se recuerda a sí mismo recibe en sí mismo impresiones de su entorno. Pero el hombre en el sueño es constantemente arrastrado de aquí para allá y pierde la materialidad de su atención.

Hay que evitar pensar en el trabajo, en términos de psicología. Debería pensarse más en términos de química o de mecánica. El mundo del sueño tiene su propia materialidad característica, al igual que también el mundo de la conciencia. Ellos pertenecen a cosmos completamente diferentes.

El trabajo implica darse cuenta de sí mismo para todo y tratando de pensar siempre en términos de atención. Es deseable mantener la atención, siempre y cuando se pueda y relajarse cuando sea necesario. Incluso la relajación debe estar bajo nuestro control.

28 de diciembre 1940

Madame se refirió a la naturalidad y la artificialidad. Para ella, todos nosotros éramos artificiales. Las restricciones de la educación y del medio ambiente habían formado una costra sobre nosotros a través de la cual nada podía penetrar. Vivimos siempre en los pensamientos y somos incapaces de sentir o recibir impresiones directas desde el mundo exterior. Su trabajo con nosotros era de similar a excavar las piedras duras o romper la caja fuerte en la que vivimos.

El hombre es un mundo dentro de otro mundo. En el Rayo de la Creación, las sustancias superiores impregnan las inferiores. De la misma manera, el hombre no consiste de un solo cuerpo, sino de varios, el más fino encerrado en el más grueso. Él debe estar en contacto con el mundo exterior con el fin de que el mundo interior pueda desarrollarse.