CHARLAS DE CARLOS MATCHELAJOVIC EN LA TRANSMISIÓN DE LA ENSEÑANZA DE GURDJIEFF

9.-IMPRESIONES INTENCIONALES 7/10/84

El hombre tiene la posibilidad de escoger intencionalmente las impresiones, una posibilidad que no tiene el animal. Pero hacemos muy poco uso de esta posibilidad, por eso el hombre, a pesar de toda la ciencia, filosofía, religión, etc., anda en estado dormido, porque no sabe como mover sus impresiones en una forma consciente, intencional. La mayor parte de nuestras impresiones caen sobre la personalidad, y muchas caen sobre el aparato de asociaciones pre-formado, entonces hay muy poco de nuevas impresiones, y si las hay, muy rápidamente la mente lo asocia con algo conocido. Y otra vez lo nuevo se vuelve viejo. ¿Cómo me puedo abrir a la recepción de nuevas impresiones? Hay que comprender primero que las impresiones, como tercer alimento eseral, es el alimento más variable, que puede moverse a través de varias octavas. Ese no puede ser el caso de los otros dos alimentos eserales, el primero: el alimento físico, y el segundo: el aire. Si el Sr. Gurdjieff los llamaba "eseral”, en realidad quería insinuar que todos los alimentos son para nuestro Ser, y si alimento mi Ser, también puedo alimentar mi esencia. Si vemos nuestra situación, muy poco alimento mi Ser, mi esencia. Tantas veces como mecánicamente, tantas veces respiro mecánicamente sin poner atención en este proceso: que yo estoy respirando, que yo estoy comiendo. Y tantas veces reacciono mecánicamente a las impresiones que recibo... Estas impresiones pueden tener distintas densidades: me puedo conectar con algo muy denso o con algo muy fino, muy sutil, menos denso. Esa es la libertad del hombre: puede conectarse con impresiones que tienen el nivel de la Luna , el nivel de la Tierra, el nivel de los Planetas, el nivel del Sol, y puede incluyendo tener impresiones más altas, excepto tal vez, impresiones directas del Absoluto. Pero hasta a los Hidrógenos 24, 12, 6 y quién sabe 3, el hombre puede llegar tomando impresiones. Para esto es necesario que el hombre se haga más permeable a medida que toma impresiones más finas... En realidad tomo muy pocas impresiones más finas, porque no estoy muy conectado con mi emoción positiva, y a través de la emoción hay más apertura. No hablo de euforia, de una emoción pasajera, sino hablo de emociones que están conectadas realmente con mi propio Ser, tal vez con mi esencia. Pero tengo muy poco de esto, por eso soy muy poco permeable y tomo las impresiones en una forma chata. Si tomo una impresión real, es como tomarla en tres dimensiones. Las impresiones que veo normalmente, las tomo en segunda impresión, las veo como una fotografía en dos dimensiones; pero si tomo una impresión más viva, es como que tomo el total, la otra dimensión de la impresión. Eso me da más acceso a la realidad de la impresión; y si tomo una impresión más fina todavía, puedo incluyendo tomar la impresión de un objeto, de una planta, de un animal, de un hombre en una dimensión más, en la dimensión del tiempo, ver el movimiento de esto en el tiempo. Todo esto es posible para el hombre si él toma intencionalmente la impresión, sino la impresión se queda en el Hidrógeno 48. Este hidrógeno es como un límite: para abajo los Hidrógenos físicos, visibles; arriba, lo invisible. Entonces el hombre puede tomar impresiones visibles e invisibles. El hombre puede tomar la impresión del simbolismo de una planta en un hidrógeno más fino, porque siente el símbolo de un árbol, siente el símbolo de una cara, el símbolo de nuestro círculo aquí sentados: el símbolo es como la expresión eterna de algo. La fotografía que tomo en éste momento, o la impresión, es como la parte temporal: en este momento, en este tiempo, en este momento del tiempo cronológico. Pero si veo el símbolo, voy a lo eterno, a lo atemporal, a algo más grande. Esto significa un trabajo de mi parte, que llamamos el Primer Choque Consciente. Este primer choque, es en realidad el Segundo Choque: el primero aparece cuando entra el aire oxigenizando la sangre. Esto me sucede debido a la gracia de lo Superior o de la Naturaleza, pero no lo veo así, sino que lo tomo por garantizado. En realidad, cada aliento es como un nacer y un morir. Cada vez que inspiro el aire es como que renazco; cada vez que espiro, es como que muero. Pero lo doy tan por garantizado que no lo veo, y esto que les digo tal vez no tiene sentido para ustedes. Pero es así: la respiración es un símbolo de vida y muerte, y la duración de nuestra vida está determinada por cierta cantidad de alientos. Aunque parecen muchísimos, incontables, son limitados para mi vida y depende mucho en que forma el gasto. Regresando al choque, el primer choque pone en marcha la tabla del Segundo Alimento Eseral, el aire, entonces llegamos al movimiento que ustedes tal vez han visto en el diagrama del Eneagrama en el final de Fragmentos, en la Tabla de los Alimentos. Ahí llega el aire, la respiración, a un lugar donde se inicia un choque del exterior. Ahí está el aire en un MI 48, que está a la altura de las impresiones, porque 48 son impresiones. Ahora depende de cómo sigue esta octava del aire. Si doy un choque consciente puede seguir y llegar a un Fa 24, que ya es muy alto, y al Sol 12, para la materia fina que elabora la máquina humana. Entonces ese choque, no solamente determina mi capacidad de impresiones, sino mi capacidad de influenciar intencionalmente la octava del aire y llegar a una sustancia más fina. Seguramente cuando este choque consciente no existe, la cantidad de Sol 12 debe ser mínima, y cuanto más este choque lo aplico, más sustancia fina del Sol 12 se va a formar. Es importante que el hombre sea consciente de que es posible que se formen en él, sustancias finas. La primera octava del alimento llega hasta la elaboración del famoso Si 12, esto es que asegura la generación de nuevos seres que la Naturaleza ha previsto así. Sobre esto no tenemos mucha influencia, pero sí tenemos influencia sobre nuestras impresiones. ¡Cuántas veces tomo mis impresiones en forma negativa, baja! y pocas veces en forma positiva. Por eso es importante que mi salsa impermeable no sea el único lugar desde donde tomo impresiones, que salgo de esta salsa y me hago permeable, y en esta permeabilidad, me puedo alimentar en la Naturaleza, en pensamientos y emociones más altos, y ver todo en relación analógica, en relación simbólica con las cosas. El Sol es un símbolo, la Naturaleza es un símbolo, los planetas son símbolos de principios, de leyes, la galaxia es un símbolo; lo eterno es un símbolo, y todo lo material, lo perecedero también es un símbolo. Eso cambia mi manera de tomar impresiones: todo lo que veo toma un posible significado, es un misterio. Esa bombilla amarilla en la glorieta, es como un símbolo de algo... La casa, es como un símbolo de algo. Esta posibilidad de tomar las impresiones en forma simbólica, me conectan con el significado de las cosas. Cuando doy un significado, ya la cosa no es tan chata, no es una impresión mecánica y no se queda solamente con mis asociaciones. Para la permeabilidad me puede ayudar mucho mi cuerpo. Un cuerpo perezoso, un cuerpo bajo la influencia de la salsa, de mi negatividad, de mis represiones constantes, con esto no me hago suficientemente permeable y resonante frente a la posibilidad de tomar intencionalmente otras impresiones. Este es el esfuerzo que necesito hacer: hacerme más permeable, menos opaco. Entonces la impresión de cualquier cosa, de una hoja, de una abeja, de una copa, puede entrar en mí con otro significado. Y hay otra relación, una resonancia con todo. Yo ya no estoy aislado, sino estoy resonando con todo el Universo.
Carlos Matchelajovic