GURDJIEFF ARGENTINA

 

¿QUIÉN ERA GURDJIEFF? TESTIMONIOS DE DISCÍPULOS

UN MAESTRO DE DANZAS

Por Ellen Dooling Draper

Lo último, como siempre suma, un “Maestro de Danzas”, no es tan fácil de comprender. Tomarlo
Literalmente, es correr el riesgo de ser engañado, de pensar que los Movimientos podrían sostenerse solos, como una expresión de la Enseñanza. El nombre de “desarrollo armonioso” demanda atención al trabajo de todas las partes del Ser Humano. El trabajo de los Movimientos es una de las condiciones ; desde el principio, es claro que otras condiciones son necesarias si uno desea experimentar, en su totalidad la Enseñanza de Gurdjieff.

Quizás, aquí, así como en otras de sus simples declaraciones, Gurdjieff ha escondido claves de grandes verdades. ¿Qué se esconde en… “para terminar, simplemente, un Maestro de Danzas”?

En la atmósfera y cultura en la que Gurdjieff se formó: música, arte y danza eran más una evidencia de la expresiónde lo sagrado, de lo que son en nuestros tiempos: la tradición espiritual estaba siempre entrelazada con la experiencia cotidiana de la vida. Y las expresiones de esas tradiciones, transmitidas mayoritariamente en forma oral, eran en algunos casos, muy antiguas. Muchas de ellas se refieren a “danzas sagradas”.

Se dice que Shiva danzó al Cosmos hasta Ser, y el Talmud afirma que la función primaria de los ángeles es danzar, haciendo de las danzas humanas una expresión de gracia, renovación y fecundidad.
Lamas Serpa en Nepal, bailó para equilibrar lo mundano con lo divino, y en Zambia, las danzas sirven para mediar entre la niñez y la adultez. Entre los Dogones , la danza reestablece el orden en el momento de la muerte.
Dar vueltas, así como, girar o moverse en círculos aparece en el Sufismo, en los primeros Cristianos y en los rituales de danzas Budistas, simbolizando la relación entre el nivel interior del bailarín con las energías de niveles de consciencia más altos.

El proceso descrito por estas danzas –creación, renovación, equilibrio, meditación y orden-son expresados en la Enseñanza de Gurdjieff, cómo Leyes. En Relatos de Belcebú a su Nieto, él habla de ellas cómo las Leyes Cósmicas de la Creación del Mundo y Mantenimiento del Mundo: “Triamazikamno” y “Heptaparshinoj”

Estos procesos divinos, gobernados por leyes, son también los Movimientos, que pueden ser comprendidos sólo parcialmente por la mente; pueden ser sólo sentidos de una manera ilimitada por el corazón, y pueden ser solamente realizados de manera incompleta por el cuerpo.
Los centros-solos y por separado-son incapaces de participar en estos procesos, son incapaces de entrar en las danzas por sí mismos. Pero cuando los tres centros se unen, hay una nueva y total posibilidad y la Enseñanza de Gurdjieff nuestra el camino hacia esa unificación.

Los hombres y las mujeres que vinieron al “Instituto para él Desarrollo Armónico del Hombre”, eran gente con profundos cuestionamientos sobre el sentido y el significado de sus vidas.
En el Instituto, estas cuestiones llegaban a nuevas latitudes a través de la participación en tareas prácticas, ejercicios y “ gimnasia sagrada”, todo bajo la mirada de Gurdjieff. En estas condiciones refinadas, empezaron a descubrir una calidad de atención desconocida para ellos, una atención proveniente simultáneamente de la mente, el cuerpo y el sentimiento.

Como hemos escuchado de aquellos que han estado junto a él, Gurdjieff establecía precisamente que era lo apropiado para cada persona, de acuerdo a las necesidades del tipo y esencia.
En un momento, podría tratar a alguien con ternura o compasión, en otro gritarle o dirigirle una mirada penetrante sin decir una palabra. En cada caso, la persona recibía exactamente el choque necesario para ver cómo y qué era en ese mismo instante.

Gurdjieff se movió por el mundo y por las vidas de sus discípulos, con su atención afinada igualitariamente desde un cuadro gigante hasta el mínimo detalle. Como bailarín, apareció bajo diferentes vestimentas y en variedades de tempos: buscador, observador, escritor, compositor, Maestro Chef, líder de expedición.
Cada evento, era una exposición de procesos sagrados y de potencial humano; fue un trabajo de inspiración coreográfica llevada a cabo por este hombre que se hacía llamar, simplemente un “Maestro de Danzas”.

 

DANZANDO CON GURDJIEFF EN SAN PETERSBURGO Y PARÍS

Por Anna Butkovsky -Hewitt

En 1922 Gurdjieff llegó a París con un grupo de alumnos (luego de estar un tiempo en Constantinopla), y cómo reestableció su grupo aquí,
dejé mi salón de modas y me reuní con ellos.
Mientras estuve con este grupo, solíamos pasar cada mañana en el gran salón de estudios donde Jacques Dalcroze tenía su escuela.
Nosotros mirábamos algunos de los ejercicios y danzas y, recuerdo una interesante interpretación de una fuga de Bach a cuatro voces
por uno de sus alumnos. El primero, siguiendo la voz principal, se revestía con un vestido rojo metalizado, otra voz llevaba un verde profundo,
una tercera voz en azul índigo y una cuarta voz en un rosa suave, todos danzando a la interpretación de la fuga en el piano.

Gurdjieff arregló con Dalcroze, el uso de la sala con sus alumnos, y todas las mañanas de 10 a 13 horas, inclusive los domingos.. Guardábamos
nuestros vestidos de práctica en un vestidor lleno de placards. Eran túnicas blancas sueltas con gruesos cordones rojos, borlas y campanillas,
y un pantalón ancho de estilo turco u oriental. Cuando estábamos listos, entrábamos a la sala y nos formábamos en seis filas de ocho alumnos,
a casi 90 cm de distancia entre cada uno de nosotros.

Gurdjieff nos explicó los diferentes roles entre los danzantes, en cada quien, estaba impresa la individualidad de su propio movimiento. El centro
predominante (de los tres centros), dijo, se mostraba en la expresión de estos movimientos.

Uno que recuerdo en particular, era una pose muy difícil que terminaba en una posición del cuerpo reclinara, como la estatua de Canova de
Pauline Borghese. El movimiento implicaba deslizarse suavemente desde una posición erguida hasta reclinarse-muy difícil de lograr-. Pero todos
estábamos intentándolo y repitiéndolo juntos y al mirar los movimientos de los demás, descubríamos que nos ayudábamos. Este deslizarse,
escurrirse y caer sobre el piso en un solo movimiento, nunca que era logrado exitosamente por aquellos alumnos que sentían miedo frente al riesgo
de caerse y lastimarse, y por eso nunca lo podían hacer.

Otro ejercicio que recuerdo, que era danzar como un fauno, sosteniendo una escena las manos, una mano se sostenía más alto que la ultra. Una joven,
recuerdo, solía intentar hacer todos estos movimientos con "belleza" o "gracia", pero esto no era para nada lo que se pretendía lograr; se trataba
de lograr un control interior.
Y tengo una imagen vívida en mi memoria de un joven que intentó saltar sólo, alrededor de la sala, y que fue llamado con un grito a sentarse y mirar
cómo los demás lo hacían-como una oveja llamada al orden por un perro, reincorporandola al rebaño-.

Gurdjieff formulada los diseños de las danzas y las transmitía al señor Mironoff, a quien conocíamos como nuestro starosta o capataz.
Era él quien, siguiendo las instrucciones de Gurdjieff y a veces sus demostraciones, habiendolas repasado antes con Gurdjieff, actuaba como
nuestro Maestro. Nos ayudaba a regresar a la casa en Auteuil, donde vivíamos y hay allí practicáramos en privado durante el resto del día.

Gurdjieff estaba muy ansioso por llevarnos al escenario del Teatro de Champs-Elysées, pero primero, insistía en el perfeccionamiento.
Él mismo, nos dijo un día, que había aprendido el modo de las danzas de derviches del Este en uno de sus monasterios y, algunas de estas,
tenían que ver con las que nos enseñaba a nosotros. Cada momento era un tremendo esfuerzo para poder lograr ciertas cualidades, para superar
los obstáculos físicos y desarrollar la fuerza de voluntad. Esta manera de danzar ella, ciertamente, muy nueva.

Solía agotarnos por completo, pero aún así debíamos seguir adelante-para recibir y vencer-. Y en cierta manera, estábamos viviendo cómo en un
monasterio. Se nos daba alojamiento y comida, pero no teníamos dinero propio. A cada uno se le daba 50 céntimos por día, que era el costo del
trayecto en tranvía desde la casa hasta el Instituto Dalcroze y el regreso. También, habría que realizar ciertas tareas de mantenimiento en la casa.

Por las noches, todos nos reuníamos para intercambiar con Gurdjieff. Algunas veces, nos hablaba, otras veces nos escuchaba mientras dos de
los alumnos discutían problemas o aspectos de las danzas. Después, nos uníamos y hacíamos preguntas.

Eventualmente, luego de haber vivido de esta manera durante un largo tiempo, algunos de los mejores alumnos fueron seleccionados para formar
un grupo final; y luego de rigurosas prácticas,dieron las demostraciones públicas en París y Nueva York.

 

DEMOSTRACIÓN DE MOVIMIENTOS DE GURDJIEFF
por Louise Welch

A principios de enero de 1924, Gurdjieff llegó en el SS de París. Entre las 30 personas que lo acompañaban se encontraba Mme. Olga de Harthmann,
luego su secretaria, y su marido, Thomas de Harthmann, un talentoso pianista y compositor quien, en los viejos tiempos, había tocado para el Zar y
compuesto música para el Ballet Imperial. Fue Harthmann quien escribió los temas musicales de Gurdjieff en partituras. Luego, la tropa fue llevada
a una residencia permanente en una casa histórica de tres pisos ubicada del lado oeste de Manhattan. Un sector de la casa alojaba a Gurdjieff y los
Harthmanns; en el otro vivía en los jóvenes estudiantes.

Las sesiones de prácticas de las Danzas Sagradas de Gurdjieff, llamadas simplemente Movimientos, comenzaron en un estudio perteneciente a
Rosetta O´ Neil, y luego en el Lesley Hall, no muy lejos de la residencia.
A la manera del Instituto, los alumnos limpiaron, pulieron la sala, y construyeron un escenario adecuado para tres rangos. El lema era trabajar juntos.
Madame de Harthmann estaba rodeada de mujeres, cortando telas y cosiendo trajes. Se trajeron tambores y un piano. Para la primera muestra
privada de las danzas, Orage invitó a escritores, artistas y otra gente interesante. Gurdjieff parecía gratificado por sus respuestas y dijo que su
grupo estaba listo para más demostraciones públicas.

Orage ya había conocido a Alice e Irene Lewisohn, hijas del filántropo responsable por el estadio de Lewisohn, quien era del dueño de la Escuela
de Teatro Neighborhood Playhouse. Luego de haber visto los Movimientos en el Lesley Hall, las hermanas ofrecieron su teatro para la primera
muestra general de las Danzas Sagradas que sí se llevó a cabo a principios de febrero de 1924.

Sería difícil exagerar sobre lo poco preparados que estaban los Americanos para ver por primera vez a los alumnos de Gurdjieff en acción. Sabían
vagamente, que los Movimientos eran un tipo de danza especial, provenientes de antiguas fuentes orientales. En aquel entonces la innovación en
danzas se centraba en la influencia de Isadora Duncan, considerada más tarde revolucionaria, o para gustos más clásicos; el interés por el ballet
estaba en auge. Rumores contradictorios sobre la Muestra en París llegaron a los oídos de aquellos que estaban especialmente interesados por
las danzas como forma de arte, quienes reconocían que esta forma debía ser vista desde un nuevo lugar, y estaban ansiosos de estar entre los
primeros en verlos.

Lisa Delza, bailarina y coreógrafa recuerda la excitación que sintió al oír del poeta Hart Crane, que habría una demostración de los Movimientos
de Gurdjieff en el Neighborhood Playhouse, el cual tenía una alta reputación. Miss Delza recuerda:

"Fuimos con Jeab Toomer y Margaret Naumberg, quien era entonces, la directora de la Escuela de Música Walden. Fuera del teatro,Orage nos
presentó a Gurdjieff. Estaba parado al entrada del lobby entregando tickets-usted sabe cómo él hacía las cosas-. Algunos pasaban luego de que
los mirara de arriba a abajo y a otros les dió entradas. A nosotros también nos dió entradas y entramos".

Si bien Orage no tomaba parte en las danzas, habló desde el escenario para preparar a la audiencia sobre lo que estaban por ver.Orage dijo:
"Tipos de gimnasias como esta tienen un doble sentido. Contienen y expresan cierta forma de conocimiento y al mismo tiempo sirven como un
medio para adquirir el estado de armonía del ser.

Los límites posibles más extremos de la propia fuerza son conocidos a través de la combinación de movimientos antinaturales en la gimnasia
individual, lo cual ayuda a obtener cierta calidad de sensación, varios niveles de concentración y el requisito de dirigir el pensamiento y los sentidos.

Así, las antiguas Danzas Sagradas... son un libro, que contienen el conocimiento preciso."

El programa comenzó con los danzarines en casi una orden militar de siete filas y tres rangos, pero vestidos de una suavidad totalmente antimilitar.
Tanto mujeres como hombres, vestían túnicas blancas sobre pantalones recogidos en los tobillos, muy a la manera de vestir de un Rajput, con su
adecuada respuesta a las mociones del cuerpo. Las túnicas estaban ceñidas con amplias franjas en los siete colores del espectro solar, y para
los primeros movimientos, los participantes se pararon en un orden: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta. Aunque permanecieron así
para los "obligatorios", sus rápidos movimientos en figuras complejas, parecía que los colores cambiaban y se intercambiaban. Alguien en la audiencia
dijo que era como estar viendo la luz blanca pasar lentamente a través de un prisma, estallando en un orden espectral.

Seguían los ejercicios derviches, realizados por hombres en un vestuario islámico, y luego danzas de una belleza fugaz, basadas en símbolos
asociados con el Trabajo de Gurdjieff. Hubo una pausa, seguida por un silencio compartido en la audiencia, el cual fue notado como un tipo de
entreacto en esas demostraciones. La gente parecía no tener ganas de hablar y estaban atentos al regreso de Orage al escenario para prepararlos
para el próximo ejercicio de "Stop".

Apenas los participantes escuchan el grito de "Stop",Orage explicaba, que deben congelarse y quedarse inmóviles hasta la señal de volver a la
postura normal. Había varias explicaciones de ejercicio, les dijo. Al ser el cuerpo obligado a quedarse en una posición no planificada, el danzarín
no puede hacer nada más que observarse en una nueva situación,-entre posturas, como sea-esta es una manera de romper con el círculo vicioso
de la automatización.

Pero ninguna explicación podría preparar totalmente, sea a los alumnos o a la audiencia, para el ejercicio del Stop. Los que lo vieron se quedaron
petrificados. Otros, estaban impactados por la visión de una nueva posibilidad humana. Otros dijeron que los danzarines, congelados en el stop,
cayeron de el escenario sobre la fosa de la orquesta. Eso, por supuesto, no sucedió, pero el impacto inmediato y la total obediencia a la señal
del grito, deslumbró inesperadamente a la audiencia de una manera nunca vista.

Nueva York, febrero de 1924

EL ESTABA ALLÍ DELANTE DE NOSOTROS-Henri Tracol
"Él estaba allí, delante de nosotros y bajo su mirada cada uno de nosotros trataba de despertar. ¿Qué esperaba de nosotros? A lo mejor que resuene en nosotros como un eco de lo que el mismo buscaba… El estaba allí, delante de nosotros y con su presencia, con su insistencia a veces silenciosa, acompañada de palabras, trataba de evocar y nosotros lo que en el mismo sentía como una necesidad, como una urgencia interior"
¿Hacia qué, finalmente, este hombre -huracán conducía a sus discípulos? Para alimentar esta pregunta, escuchemos una antigua sentencia que el mismo Gurdjieff nos propone como punto de partida a los relatos de su obra, Encuentros con Hombres Notables:
"Sólo merecerá el nombre del hombre, sólo podrá contar con algo preparado para él desde Lo Alto, quien haya sabido adquirir los datos necesarios para conservar indemnes el lobo y el cordero que han sido confiados a su cuidado".

ÉL Y SUS IDEAS FORMABAN UN TODO (Extractos)
Henriette Lannes

Cuando las ideas de la Enseñanza del Señor Gurdjieff me fueron expuestas por primera vez, por la señora de Salzmann, aún no se había publicado nada y el nombre de Gurdjieff me era totalmente desconocido. En aquel momento, yo no buscaba un Maestro, aunque me había planteado muchas preguntas: no podía pensar que una enseñanza real y un verdadero Maestro pudieran existir, no creía que eso fuera posible en nuestros días.
Cuando las recibí, el impacto de esas ideas me redujo al silencio. No podía apartar mi mente de ellas. Me perseguían día y noche. Sentía que eran verdaderas.
Me encontraba aún en esa conmoción, cuando fui presentada al señor Gurdjieff. En aquella ocasión, quedé totalmente desconcertada. Lo que sentí evidentemente, fue el impacto de su fuerza tranquila y controlada, y sin embargo casi intimidante y, más que todo, la fuerza de su presencia total, una presencia que uno sentía que se prolongaba hasta la punta de sus dedos. Ella daba sentido a todos sus movimientos que parecían mucho más vivos que los nuestros. Vivos como los de un gato o un tigre. También sentí con fuerza su inmensa generosidad: una generosidad de la cual se puede decir que era más que humana.

Tome entonces conciencia de una enorme barrera, de una separación increíble. El estaba allí, yo estaba allí, y entre nosotros había un abismo infranqueable.…

....¿Que representaba el? ¿Quién era? ¿Qué significaba ese Ser, esta fuerza? ¿Cuánto tiempo mantuve esta pregunta? No puedo decirlo exactamente, tal vez dos años. No trataré de describir este período extraordinario. Comidas, lecturas, intercambios, Clases de Movimientos y Grupos no reunían, con bastante frecuencia en torno al señor Gurdjieff. Ese fue para mí el comienzo de experiencias interiores, a veces muy fuertes y maravillosas, a veces muy duras. Tengo la convicción de haber comenzado a reconocer al señor Gurdjieff a partir del momento en que mis ojos , comenzaron a abrirse: lo veía tal como era a medida que yo me volvía capaz de verme… supe igualmente que yo había venido a él sin nada y que debía agradecerle todo…

 

INSTANTES Y MIRADAS II- DANZAS SAGRADAS Y MÚSICA- Roger Lipsey (Extractos)

Por la noche, "los trabajadores de los campos", los granjeros, los cocineros, los niños más grandes e incluso la frágil Katherine, abandonaban sus tareas diurnas y se reunían para practicar Danzas Sagradas y Movimientos, algunos de los cuales Gurdjieff los había aprendido en templos, hermandades religiosas y fiestas aldeanas del Medio Oriente y del Asia Central; muchos otros eran de su propia inspiración. Estas tuvieron lugar en un principio en uno de los salones del Prieuré, pero después se realizaban en un lugar mucho mejor adaptado, conocido por todos por su nombre en inglés Study House.… He aquí lo que escribió Nott cuando lo vio por primera vez en 1924:

"El Study House había sido construido a partir de los elementos de un hangar en desuso… en forma de tekke derviche. Los muros y el piso eran de tierra. En el interior, arriba de la entrada, había una pequeña galería provista de una silla. Estaba decorada con una colección de instrumentos de cuerda y tambores provenientes del Cercano y Lejano Oriente. Sobre las paredes, había varios diplomas y certificados redactados en caracteres orientales, que Gurdjieff había recibido en diferentes ocasiones. El piso estaba cubierto de alfombras persas, afganas, y de otros países orientales. Otros tapices colgaban de las paredes. Adentro, a la derecha de la entrada, había una caja recubierta con una tela drapeada: era asiento de Gurdjieff. A lo largo de los muros habían bancos para los espectadores, separados del espacio abierto por una barandilla de madera pintada. En el extremo opuesto se encontraba una plataforma de tierra, cubierta de linóleo, destinada a los Movimientos. Delante de este escenario, una pequeña fuente. Las ventanas estaban pintadas de colores armoniosos; repartidos en las paredes, podían verse Aforismos y Sentencias redactados en caracteres que evocaban el persa y el turco. La atmósfera era la de un lugar sagrado…"

Gurdjieff era el menos sentimental de los hombres, pero era capaz de sentir una profunda nostalgia, como hemos apreciado en su relato sobre las lámparas persas de arcilla. En 1932, poco antes de que abandonara definitivamente el Prieuré, llegó allí desde París, Kathryn Hulme y su compañera Wendy. Entraron en el Study House, todavía totalmente amoblado pero ya en desuso y Kathryn Hulme describe:
"Me acuerdo como si fuera ayer, como Wendy dio palmadas y gritó:´ ¡Oh, qué bello es, señor Gurdjieff!´, Cuando fuimos conducidas al interior…, un gran salón sacado de las Mil y Una Noches, con vitrales, divanes y al extremo de la sala, una fuente delante de un escenario. Y como el la miró en una penumbra coloreada, con una expresión particular y dijo: ¿Usted sentir?´ A pesar de la decoración teatral, de este lugar se desprendía un sentimiento de lo sagrado que muy pronto nos invadió".…
Fue en este lugar donde Gurdjieff y sus discípulos prepararon la presentación de las Danzas Sagradas que tuvo lugar en el Teatro de los Champs Eliseés a finales de 1923, así como las otras Demostraciones realizadas en Nueva York, Boston y otras ciudades en el invierno de 1924. Hay muchos testimonios sobre el carácter y la fuerza de las Danzas Sagradas y los Movimientos de Gurdjieff. Entre ellos, ninguno más directo que la secuencia de Movimientos dirigida por Jeanne de Salzmann, que aparece al final de la película de Peter Brook, Encuentros con Hombres Notables, estrenada en 1978.

A pesar de su laconismo, el testimonio de Katherine Mansfield, que data del otoño de 1922, es original y nos transmite lo que ella ya debió haber sentido:
"Cada noche, unas 50 personas se reúnen en el salón. Hay música y, actualmente, están trabajando en una prodigiosa Danza colectiva Asiria muy antigua. No tengo palabras para describirla. Al verla parece cambiar todo el ser de uno… Debo decir que estas Danzas me han dado un enfoque totalmente distinto de la escritura. Estoy hablando de algunas de las Danzas Orientales muy antiguas. Una de ellas dura alrededor de siete minutos y contiene la totalidad de la vida de una mujer, realmente todo. No falta nada. He sacado provecho de ella. Me ha enseñado más sobre la vida de una mujer que cualquier libro o poema. Es algo misterioso, en ella había lugar hasta para Coer Simple de Flaubert y para la princesa Marya..."

Los Movimientos siempre han conservado un lugar central en entre las disciplinas propuestas a aquellos que se acercan a la Enseñanza de Gurdjieff. Sabemos que el puso mucho énfasis en los Movimientos en Essentuki y en Tiflis y también durante sus últimos años....

… la colaboración musical entre Gurdjieff y de Hartmann, produjo un corpus musical para los Movimientos y para conciertos que sólo en tiempos recientes han sido ampliamente difundidos. Esta música es variada, con frecuencia fuerte, muy diferente a nuestra música con intentar, pero, como toda música, desafía cualquier descripción.
En el recuerdo de Nott: "Hartmann tocaba en un viejo piano vertical que bajo sus dedos producía una música mágica. Cuando Gurdjieff quería una melodía nueva la tocaba el piano con un solo dedo, y silbaba para completar las notas.Hartmann retornaba entonces la melodía agregando un poco a poco los acordes. Gurdjieff se mantenía de pie detrás de hasta estar satisfecho de los resultados. No le daba tregua a Hartmann hasta lograr lo que quería. Un músico menos experimentado que Hartmann jamás hubiera podido producir aquella música y él mismo, por lo menos una vez, encontró la situación tan intolerable que se levantó del piano y abandonó la sala"....

INSTANTES Y MIRADAS-RETRATO A MUCHAS MANOS-Roger Lipsey - (Extractos)

Gurdjieff le dijo un día a Kathrym Hulme: "Una cosa, deben ustedes saber, Cocodrilo, el nerviosismo tiene una inercia. La carne no puede detener el nerviosismo. Es necesario que el prosiga hasta que la energía se gaste. Es importante que usted lo recuerde. Cuando usted vea a "la flaca" nerviosa,déjela estar nerviosa. Esto pasará pronto. Usted debe saber algo muy importante sobre el hombre. El hombre no puede permanecer mucho tiempo en el mismo Estado subjetivo. Cada estado subjetivo depende de mil factores. Usted no puede nunca conocer el estado subjetivo de nadie. En el hombre,jamás dos estados son iguales. Como las huellas digitales, cada una es diferente. Cuando usted la ve a ella -y señala a Wendy en la mesa de al lado -en un estado subjetivo, usted no debe tratar de comprender lo que lo ha causado. Ni siquiera ella lo sabe. Si ella está molesta con usted, dígase: Ella no está molesta conmigo, su estado está molesto conmigo. No conteste nunca desde su interior. No tenga nunca ideas asociativas de revancha."

"No es de mi competencia describir los ejercicios de Gurdjieff para principiantes. Creo que cualquiera que haya luchado para acallar el encadenamiento mecánico de sus pensamientos a lo largo de una noche de insomnio o quien haya tratado de rezar siquiera medio minuto sin dejar distraer su atención por las asociaciones de ideas, tiene un pequeño anticipo de la clase de disciplinas personales en las cuales él nos iniciaba. Era un ejercicio espiritual básico destinado a ayudarnos a desarrollar la energía interior… Las exhortaciones finales me habían tocado profundamente… "Sea sencillo como un monje a quien se le da una tarea. Usted hacer este ejercicio con fe, no con saber (había en ese instante tocado sus frente), sino sintiendo (y su mano expresiva se posó sobre su plexo solar), no sabiendo sino sintiendo. No con la mente, sino con el sentimiento."

"Muchas veces, nos preguntábamos por qué insistía sobre verdades que pensábamos ya haber escuchado, sobre líneas de conducta que creíamos haber seguido siempre… eso hasta que reflexionábamos sobre lo que había dicho y comprendíamos que toda nuestra vida habíamos hecho exactamente lo contrario. ´ Cuando haga una cosa -dijo él-hágala con toda su atención. Una cosa a la vez. Ahora me siento aquí. Para mí nada existe en el mundo salvo este alimento, esta mesa. Como con toda mi atención. Usted debe actuar así en todo. Cuando escriba una carta, no se pregunte al mismo tiempo otra cosa. Cada cosa a su tiempo. Ser capaz de hacer una cosa a la vez, es una propiedad del Hombre, no del hombre entre comillas".

FRENTE AL SEÑOR GURDJIEFF
Michel Conge (Extractos)

En el último período de su vida Gurdjieff se rodeó de hombres y mujeres que recogieron su Enseñanza. Entre ellos Michel Conge, cuyo testimonio refleja la manera libre y simple que tenían para transmitir lo que había recibido. Este testimonio está constituido por historias y respuestas a preguntas. Ésas provienen de distintos intercambios con sus alumnos durante los años 1950 a 1970.

¡"Señor Gurdjieff"!. La tristeza que percibíamos a veces en su mirada es aquella de todos los Maestros enfrentados a la imposibilidad de transmitir la Verdad.Gurdjieff ha dejado entender que existe una Enseñanza-fuente en el origen de aquello que él ha transmitido , un conocimiento que tiene valor de Ciencia Objetiva . Gurdjieff entonces aparece como un puente lanzado entre nosotros y este mundo objetivo .
Gurdjieff ha insistido sobre el hecho de que el hombre se olvida , al olvidarse del germen que hay en él , volviendo la espalda a la realidad . Cada ser a su nivel debería " realizar " el puente entre lo que está arriba y lo que está debajo de él . El Señor Gurdjieff ha venido a atestiguar , recordar , anunciar , preparar , relacionar a hacer de tal manera que el lazo sea posible . Una Enseñanza Verdadera es un canal que une el cielo a la tierra , lo invisible a lo visible , más allá de la superficie que nos parecía hasta entonces la única realidad .
La humanidad está a la espera de un flujo de energía sutil que la pondría en movimiento abriéndole una vía hacia una posibilidad de ser más vibrante , más viva . Nuestro rol como ser humano es comprender las Leyes que rigen el Universo con el fin de no transgredirlas y permitir -si no ayudar -la transmutación. Cada ser a su nivel debería "realizar" el puente entre lo que está arriba y lo que está debajo de él. El Sr. Gurdjieff ha venido a atestiguar, recordar, anunciar, preparar, relacionar y hacer de tal manera que el lazo sea posible.

… Una Enseñanza es como si bruscamente arriba del techo, es decir del lado libre donde sopla una aire puro y vivificante, alguien abriera una entrada de aire para permitirles finalmente respirar. A consecuencia de esta llegada aire, se produce un cambio en su metabolismo y aparece una posibilidad de despertar. Frecuentemente he reflexionado sobre este "milagro", esta ruptura del nivel de conciencia. Una tarde, con el señor Gurdjieff comprendí esto, el sentido de una comunicación, que sólo puede ser expresado con imágenes sacadas de la vida cotidiana. Me arriesgaré a relatar el acontecimiento. El que tenga oídos, escuchará quizás. Tenía que hacerle una pregunta concerniente a la relación que yo tenía con un miembro de mi familia. Era difícil y doloroso. Escuchaba con la mirada al frente… a lo lejos y un poco hacia lo alto. Cuando terminé de hablar, no dijo una sola palabra simplemente bajó su mirada hacia mi y comprendí. Yo estaba en relación con lo invisible, todo está más claro, pero el choque interior causado por esta súbita e intensa luz fue tan violento que me puse a llorar silenciosamente.

Lo que no siempre ha comprendido la gente, es que él no intentaba jamás escandalizar, sino hacer comprender algo a alguien provocando un momento de sinceridad que frecuentemente no podía aparecer sino por medio de las reacciones que él suscitaba. Jugaba un rol que apuntaba a colocar a los hombres en presencia de ellos mismos, de sus debilidades, de su esclavitud y a ayudarlos a separar en ellos las reacciones automáticas -provenientes de una educación que el consideraba anormal -de lo que era real en su Ser.…

...¡Viajar con el señor Gurdjieff!… Era una permanente oportunidad de participar en un gran juego. No se pueden imaginar lo que significa viajar cuatro días con él, ¡si, que pasaban cosas! Durante un almuerzo en un gran hotel de una ciudad turística pudimos presenciar una demostración inolvidable. Estábamos en el café cuando el maitre, que a nuestra llegada no me había ocultado su desprecio hacia Gurdjieff y su corte de "pobres ovejas lloronas", vino a asegurarse de que todo estuviera bien y que Gurdjieff estuviera satisfecho. Él no podía apreciar a Gurdjieff como hombre, debía considerarlo como cliente, incluso como un muy buen cliente. Se dirigió a él con la sonrisa obsequiosa de siempre, Gurdjieff le respondió con amabilidad diciéndole que "todo era un lecho de rosas" y luego en forma muy educada lo invitó a sentarse con nosotros: "Beba alcohol, tengo aquí Vodka especial como ustedes no tienen en el hotel" el maitre se disculpó y le dijo "Vea usted señor, eso es absolutamente imposible, mi función no me lo permite. Créame que lo lamento".
-"Pero, dijo Gurdjieff, si yo invito a usted no poder negarse, eso, es cosa mal educada". "Lo sé, lo sé. Es en verdad una falta de educación y me vuelvo a disculpar, pero nuestro reglamento nos prohibe formalmente aceptar invitaciones de los clientes. Usted comprende por supuesto?.
-"Oh exclamó Gurdjieff, reglamento, eso es una cosa, pero aquí es muy diferente, pequeño comedor, nosotros solos, todos aquí amigos. Si usted se siente, nadie saber. Resultaba evidente que el infeliz comenzaba a ceder. "Sólo vasito de vodka y nosotros charlar tranquilos. Cosa agradable para mí". De pronto enderezándose, el maitre hizo una señal discreta a los garzones que desaparecieron y se sentó muy cerca del Gurdjieff. En ese momento comenzó una extraña experiencia. Al mismo tiempo, ésta se desarrolló de una manera tan sencilla a simple vista que si yo no lo hubiera observado en su momento habría podido olvidar su carácter excepcional.…

¡Quien era Gurdjieff? ¿Sería acaso, según lo expresado en Fragmentos de una Enseñanza Desconocida, un hombre que "es a sí mismo su propia ley? Es claro que tenía otra ley. ¿Pero nosotros?.Es siempre difícil permanecer en su propio nivel. No hacemos lo suficiente o hacemos en demasía. Es gracias a este juego del Maestro que podemos ver aparecer realidades de Ser, la que sin ello permanecen casi invisibles para nosotros. ¿No creen ustedes que hay momentos en los Evangelios donde Cristo jugó un juego? Lo que nos detiene es que no comprendemos el motivo. Nos es completamente inaccesible. ¿Cuál era la finalidad de Gurdjieff?

… Muchos otros conocieron esta experiencia. Había en esos silencios extraordinarios en que uno se sentía como un pobre tipo que hace a las preguntas o que formula mal buenas preguntas. Éso daba algún relieve fantástico al intercambio que se podía tener con él .Eso hacía aparecer esta secuencia "conocer -comprender". ¡Y de repente ahí había algo!

… La evolución del hombre es tal vez la experiencia de las energías que se pierden y que pueden retornar hacia su Fuente Original. ¡Todos esos momentos vividos cerca de Gurdjieff me permitieron comprender que la vida nos es dado como una "experiencia", un "ejercicio".… Todo lo que sube, todo lo que vuelve, todo lo que converge, puede encontrarse totalmente renovado. El descenso de las energías que puedo ver en mí -o representarme como niveles de seres humanos -este descenso no está perdido. Y ahora un Retorno, regreso de un largo viaje, vuelvo realmente cargado de experiencia, comprendí algo.

… En la perspectiva de un gran mito dejado por Gurdjieff. Los Relatos de Belcebú a su Nieto. Este regreso al Planeta de origen, luego de muchos errores y faltas, luego de tantas equivocaciones, después de haber sufrido los peores tormentos… ¡Helo aquí!. Ahora es otro Ser que vuelve; regresa y trae con el aliento de todos los mundos que ha recorrido. Y aporta aquello como una ofrenda, voluntariamente. Paga su deuda. No ha descendido por nada. Ese hombre no fue creado para nada.